top of page

Cómo y Cuando Probar la Inteligencia Emocional en Niños

Actualizado: 19 abr 2022

La inteligencia emocional es el desenvolvimiento de cada persona frente a distintos estímulos y problemas de la realidad. Estas reacciones están enfocadas en un correcto pensamiento y desarrollo emocional, que es muy importante y fundamental para toda etapa de un niño que está en crecimiento y que requiere formar su personalidad para que pueda tener éxito resolviendo de la mejor manera cada problema que pueda tener en su vida profesional, personal y familiar cuando la persona sea mayor de edad.

Una persona se caracteriza por su manera de ser; por realizar cada cosa y actuar distinto, entonces la inteligencia emocional es un conjunto de habilidades que una persona adquiere por nacimiento o aprende durante sus primeros años como: la empatía, la motivación de uno mismo, el autocontrol, el entusiasmo y el manejo de emociones.




¿CUÁLES SON LOS TIPOS DE INTELIGENCIA EMOCIONAL?


Cuando nos referimos a una persona y le decimos que debe ser más inteligente emocionalmente y no dejarse llevar por sus impulsos, estamos globalizando la inteligencia emocional como si fuera una sola; es una sola, efectivamente, pero esta está dividida en diversas características. Una sola persona puede ser capaz de entender estos tipos de inteligencia de forma distinta; no todos contamos con todas, es normal que cada persona sea más cerca de una de estas.

· Empatía: Consiste en entender cómo se sienten los demás y aprender a comunicarse correctamente para lograr un objetivo común. Cada persona reacciona de diferente manera a ciertos estímulos dependiendo de su contexto y su experiencia.

· Habilidades sociales: las buenas relaciones interpersonales guían a las personas al éxito, ya que pueden lograr más cosas con liderazgo, gestión de conflictos, cooperación y trabajo en equipo.

· Autoconocimiento: este tipo de inteligencia emocional consiste en la capacidad de reconocer los sentimientos que uno alberga y cómo estos pueden afectar las acciones que hacen. La conciencia emocional y la confianza son vitales para su desarrollo.

· Motivación: este tipo se relaciona con el compromiso de llegar a los objetivos que uno se plantea, cómo se mantiene el positivismo ante las adversidades y cuál es la iniciativa que una persona maneja para plasmar determinadas metas.

· Autorregulación: las técnicas de autocontrol son esenciales en la inteligencia emocional. Controlar la duración de nuestras emociones y que tanto influyen estas en nuestras decisiones es vital para este tipo de inteligencia emocional.


¿DE QUÉ MANERA PODEMOS DESARROLLAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL DEL NIÑO?


La educación inicial no solo está a cargo de los profesores de inicial, también debe ser fomentada de manera activa por los padres. No basta con la educación que recibe por los profesores, porque cuando se desarrollan están habilidades recuerda que el niño está en una clase, por ello es imprescindible que los padres puedan trabajar con sus niños para que puedan adquirir habilidades necesarias que transciendan en su desarrollo.

Si eres maestro de inicial o padre de familia y buscas desarrollar la inteligencia emocional en tu pequeño, te dejamos estos criterios:

1. Ayudar a crear autoconciencia de uno mismo y de sus actos.

2. Ayudar a través de actividades y juegos, eliminar todos los sentimientos negativos sobretodo los de frustración y rabia.

3. Enseñarles a ser empático con los demás; se puede realizar a través de que cada uno narre una anécdota.

4. Fomentar habilidades sociales para una mayor capacidad de asertividad.

5. Emplear en las clases herramienta y material didáctico para desarrollar la inteligencia emocional.

6. Aplicar diferentes tipos de juegos con distintos niveles, donde se ponga en diferentes situaciones al infante. Esto ayudara a desarrollar habilidades básicas para su gestión.



ASPECTOS EMOCIONALES DEL DOCENTE Y SU DESEMPEÑO PROFESIONAL


En estos últimos dos años, la educación ha surgido un cambio 360°, siendo específicos para los menores que aun acudían al colegio. Era muy poco común ver estudiar a un niño desde su casa y tener clases a través de una computadora. Siempre los pequeños de la casa, han disfrutado de una educación presencial que les permitía poder explorarse y llenarse de nuevas experiencias.

La pandemia ha ocasionado muchos cambios negativos en el comportamiento de algunos estudias, sobretodo de los más pequeños. Los profesores de nivel primario han tenido que lidiar con estado de ansiedad y estrés de algunos infantes ocasionados por la misma situación. La frustración, aislamiento y aburrimiento, son unos de las características más noticias en los niños que pasan por un momento de problemas emocionales y el rol del docente en estos casos, muy aparte de enseñar debe ser guiar y ayudarlos a lidiar con estas crisis.

El docente debe tener en cuenta algunos que debe desarrollar su clase de manera consiente y sistemática incluyendo actividades que propongan desarrollar sus habilidades pese a las circunstancias. Incluir actividades que tenga que ver con las habilidades socioemocionales ya que ponerlas en prácticas les ayudará para poder enfrentar situaciones inciertas.


Aplicando estrategias para el desarrollo la inteligencia emocional en el aula


Pon estos puntos en práctica al momento de realizar tu clase:

· El autoconocimiento y autoconciencia, capacidad de saber qué está pasando en nuestro cuerpo y qué estamos sintiendo, son dos de los pilares fundamentales para desarrollar la Inteligencia Emocional. Se debe estimular la afectividad a través de la expresión regulada del sentimiento positivo y, más difícil aún, de las emociones negativas.

· La persona con la que está tratando es importante. A veces las cosas más sencillas de hacer son las que mayor impacto causan en los demás: dar un abrazo, dedicar unos minutos sin mostrar que se está apurado para irse, escuchar con atención y comprensión.

· No siempre se puede tener lo que queremos. A veces es posible, aunque es probable que cueste mucho esfuerzo y trabajo. Enseñarles a los niños a esperar hasta que llegue el momento de tener lo que se quiere y, que mientras tanto, tenemos que seguir viviendo. Otros pilares de la Inteligencia emocional son el autocontrol y el autodominio: regular la manifestación de una emoción y modificar un estado de ánimo.

· La capacidad de automotivarse y de motivar a los demás. Tener la habilidad de despertar en uno mismo y en otras personas la estimulación para llevar a cabo acciones o tareas está íntimamente ligada al optimismo y autoestima.

· En las relaciones sociales, enseña a tus educandos que la mejor manera de solucionar conflictos es conversando, no agrediendo ni física ni verbalmente a la otra persona.

· Reconocer y nombrar las diferentes emociones, realizando ejercicios prácticos para desarrollar la empatía con los compañeros de clase, fomentando el diálogo y la apertura y, enseñar recursos para controlar la ira y la rabia son algunas de las estrategias que pueden utilizar los docentes para fortalecer el desarrollo emocional de sus estudiantes.

· Contar problemas o intercambiar opiniones y consejos.

· Recurrir a la mediación en la resolución de conflictos interpersonales entre educandos.

· Contar anécdotas del propio educador sobre cómo resolvió problemas similares a los que pasan los educandos.

· Creación de tareas que permitan vivenciar y aprender sobre los sentimientos humanos como la proyección de películas, la lectura de poesía y narraciones, las representaciones teatrales.




221 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 comentário


Liz Valeri Cruz Quispe
Liz Valeri Cruz Quispe
23 de fev. de 2022

muy interesante información

Curtir
bottom of page